(888) 263-7713

¡COMIENZA HOY!

Aprender inglés en Texas te ayuda a mejorar tu pronunciación

Aprender inglés en Texas Mejora tu pronunciación

Eres de los estudiantes de idiomas que les asusta intervenir en clases? Es normal sentir un poco de miedo al creer que no pronunciarás bien las palabras. Sin embargo, todos tenemos la capacidad de mejorar la dicción. Aprender inglés en Texas es una buena forma de hacerlo.

Por lo tanto, es mejor dejar de creer que nunca lo lograrás. Es posible que ahora suenes horrible, pero eso no es algo permanente ni imposible de cambiar. Hay muchas maneras de hablar con naturalidad y hacer que las demás personas te entiendan.

La práctica es fundamental para poder sostener conversaciones con fluidez. No debes enfocarte únicamente en la parte oral. Este es uno de los errores comunes que comete mucha gente cuando intenta dialogar en la lengua inglesa.

El problema radica en leer en voz alta, en lugar de escuchar primero los sonidos. Si consumes mucho más lo escrito que lo hablado, probablemente tengas dificultades para asimilar el acento nativo. Quédate a leer, te diremos por qué es importante dominar la pronunciación.

Aprender inglés en Texas incrementa la seguridad

Cuando aprendes a vocalizar las palabras se acaba la pena de hablar en público. La confianza es esencial para comunicarte con otras personas. Esta capacidad no solo resulta fructífera para estos casos, sino para otros aspectos de tu vida.

Lo bueno de aprender inglés en Texas es que permite ejercitar el lenguaje todos los días. La práctica proporciona seguridad y ayuda a mejorar. A tal punto que tu amplio dominio hará parecer como si hubieses nacido en Estados Unidos o en Inglaterra.

Algunas estrategias fomentan la autoconfianza como, por ejemplo, ensayar frente al espejo. Otra opción es grabarte para escuchar y comparar cómo lo haces. De ese modo, te vuelves consciente de tus errores y logras corregirlos.

Repetir cada letra o sílaba tantas veces como sea necesario, facilita igualmente la entonación y pronunciación. Al familiarizarte con el contenido, te expresas con mayor soltura porque tienes la certidumbre de que lo harás bien. 

Aprender inglés en Texas hace que te entiendan

Este idioma tiene muchos sonidos raros que causan dificultad al tratar de darle otro matiz expresivo. Debes acostumbrarte a escucharlos para imitarlos y decirlos tal como suenan.  De ese modo, hablarás con claridad y, en consecuencia, entenderán más rápido.

Cuanto más los oigas e imites mejor será tu articulación. Por ejemplo, la pronunciación de la letra “r” difiere mucho de la del español. Es por eso que los latinos no la dicen de forma tan perfecta como los americanos o los ingleses.

Mientras los de habla castellana golpean muchas veces y rápido con la lengua el paladar para pronunciarla, ellos lo hacen una sola vez. De ahí que suene diferente. Otro sonido que delata a los hispanos es el de la “y”, la cual pronuncian como “ye” “yi”, “ya”, “yu” o “yo”.

En anglosajón es “uai”, por lo que no es correcto decir: “yes”, así como se lee. Si prestas atención a la fonética sonará cada vez más claro. Dominar las reglas gramaticales no garantiza una pronunciación adecuada.

Aprender inglés en Texas facilita un segundo idioma

Saber utilizar correctamente los fonemas favorece el aprendizaje de una lengua adicional. Esto es debido a que obliga a escuchar con mayor énfasis a los interlocutores. Por lo tanto, te centras más en cómo emiten los sonidos o articulan las palabras.

Al darte cuenta de la manera en que lo hacen, es más probable que hagas lo mismo. Por consiguiente, cometerás menos errores al hablar en el nuevo lenguaje. Además, podrás sostener conversaciones largas y fluidas con otros hablantes.

Cuanto más tiempo dediques a esto, te acostumbrarás y asimilarás rápido esa lengua. Puedes practicar escuchando algún programa en la versión original de inglés. También con películas, canciones de tu preferencia o cualquier otro tipo de audio.

Hoy en día, existe un sinfín de aplicaciones móviles diseñadas para ayudar a los estudiantes. Algunas incluyen juegos, por lo que son bastante divertidas y útiles para ejercitar la variedad de expresiones fonéticas. Al estar en tu teléfono, las usas en cualquier lugar y hora. 

Mejora las relaciones sociales

Como alumno (a) de ESL, seguro querrás relacionarte con otras personas. Al comienzo, quizás parezca difícil y muestres un poco de timidez. Por fortuna, cuando dominas la parte oral, resulta sencillo entablar algún tipo de conversación.

Contar con esa habilidad refuerza la confianza y permite participar en charlas, talleres, seminarios y otro conjunto de actividades en grupo. Esa es la oportunidad de conocer mejor a tus compañeros y hacer nuevas amistades.

Posiblemente encontrarás personas con diferentes acentos porque pertenecen a ciudades o países distintos. Si no suenas igual que ellas no te preocupes. Lo importante es que entiendan lo que dices. Hablar como un perfecto nativo toma mucho tiempo.

Sin embargo, eso no tiene por qué ser una limitante. En el aula de clases todos están en la misma condición. Y aún fuera de la academia, entenderán que estás aprendiendo el idioma. Además, siempre encontrarás gente dispuesta a ayudarte cuando lo necesites.

 

 

 

  

Habla con nuestros agentes para obtener información: