(888) 263-7713

¡COMIENZA HOY!

¿Aprender inglés es fácil o difícil?

Aprender inglés se ha convertido en uno de los objetivos más usuales en las personas que desean incorporarse al mundo académico o social. Este aprendizaje permite emplear un vocabulario fluido y mejorar la habilidad lingüística a medida que avanzas en tus objetivos.

En este artículo conversaremos sobre una de las interrogantes más comunes acerca del idioma. Así como también sobre los retos que podrías afrontar durante tu proceso. Verás que no solo se trata de memorizar palabras, hay todo un bagaje cultural que descubrirás a medida que estudies.

Los motivos para aprender inglés sobran. Aprender a hablarlo y escribirlo es más sencillo de lo que piensas, siempre y cuando estudies con disciplina a medida que se desarrolla el curso de inglés. A continuación, echa un vistazo a los aspectos más relevantes de su nivel de dificultad.

Ortografía

Aprender inglés a través de las reglas de ortografía no supone un problema al ir nutriendo el vocabulario de manera correcta durante el período de estudio. La mayoría de las personas lo hacen de forma automática cuando memorizan una palabra bien escrita o leen textos.

Si aprendes a hablar inglés como nativo, notarás que primero se logra la habilidad de hacer sonidos, luego la palabra, y por último la ortografía. Pero si eres un hablante que apenas comienza a adquirir información, podrás tendrás idea de la ortografía desde mucho antes.

Pronunciación

Resulta complicado adoptar sonidos de la lengua inglesa dependiendo del lugar de donde vengas, pues los sonidos cambian debido al lenguaje que aprendes. De hecho, en el inglés hay sonidos complejos de las consonantes que resultan muy difíciles de pronunciar para ciertas personas.  

El dominio de esta área se logra con mucha práctica, aunque siempre tendrás las limitantes que generan la lengua materna y el acento que poseas. La idea es lograr con el tiempo un sonido muy parecido al que realiza un hablante nativo, por lo que es cuestión de esfuerzo diario.

Habla con nuestros agentes para obtener información:

Sintaxis

Es la parte creativa de este proceso, donde se enseña cómo combinar las palabras, los tiempos verbales y las ideas, para darle sentido a las oraciones y poder comunicarte. Sin embargo, a veces es complejo de entender que el orden de la oración en inglés no siempre es como lo esperas.

¿Aprender inglés es fácil o difícil

Quiere decir que no puedes jugar con tus palabras de forma amplia, como sucede en el español, porque la estructura no lo va a admitir. Si incurres en esta acción, estarás usando términos adicionales, así que lo recomendable es conocer qué se puede incluir o no al escribir.

Morfología

Esta, quizás, es una de las tareas que resulta más fácil a la hora de aprender inglés, pues se trata de identificar verbos, conjugarlos y señalar adjetivos para poder hacer una traducción. Lo bueno es que el sistema morfológico del idioma inglés es muy básico, ya que se limita a algunas funciones.

Esto, en comparación con otros idiomas que son más complejos como, por ejemplo, el mandarín. El aprendizaje morfológico se logra al entender cómo funcionan los tiempos irregulares, debido a que la mayoría de estos verbos ayudan a hablar en pasado. Son pocos, y sencillos de memorizar.

Vocabulario

Al contrario de lo que se puede creer, el inglés tiene un vocabulario enorme y rico, pues es un idioma usado en todo el mundo y ha ido creciendo, adaptándose a otras expresiones. No significa que debas aprender todas las palabras, pues los términos nuevos tienen usos muy específicos.

Con un vocabulario básico la mayoría de las personas que aprenden el inglés tienen de sobra para comunicarse. Claro que, si hablas con una persona nativa, se necesitará un uso más complejo del repertorio de palabras, que solo puede ser nutrido hablando y leyendo en el día a día.

Otras formas gramaticales

Se refiere al uso gramatical que no compete al orden de la oración, pero, aun así, es importante para lograr combinaciones al traducir y escribir. Es allí cuando los tiempos verbales se unen para darle un sentido apropiado a la idea, y por eso resulta algo difícil para ciertas personas.

Lo que te obliga a aprender estas singulares formas es que el inglés está lleno de ellas, y su falta de uso podría causarte problemas al leer. De hecho, hay artículos que solo existen en el inglés, y si estás aprendiendo el idioma, deberás empezar a darles un sentido.

Fraseo

Las frases típicas de un idioma marcan la diferencia a la hora de hacer una oración, y ayudan a que las ideas sean mucho más naturales, como las del hablante nativo. De hecho, puede que existan frases con traducción a otras lenguas, y también otras que son únicas en el inglés.

Esto significa que deberás aprenderlas, e irlas usando para hacerlas parte de las ideas básicas cuando pongas práctica tus aprendizajes. Si no las conoces, será imposible para ti traducirlas bien, y mucho menos entender el contexto, lo mejor es entender cuál es su uso frecuente.

Tal vez no creas que el inglés es el idioma más difícil de aprender. Después de todo, existen lenguas con alfabetos completamente únicos, con verbos y funciones complejas. Sin embargo, obligar a tu cerebro a adoptar algo nuevo es sinónimo de cambio y esfuerzo.

Otros aspectos del vocabulario

Algunos verbos suelen ser identificados como limitantes a la hora de aprender inglés, porque son confusos para combinarlos entre las frases. En español se les conoce como verbos infinitivos, y en inglés, si se les colocan prefijos podrían cambiar el sentido de la traducción.

Aprender a tener en cuenta este pequeño detalle no es siempre algo fácil, ni ocurre de manera automática, se ve cuando adquieres un poco de práctica. Los infinitivos requieren un cuidado extra cuando estás dándole orden a las ideas, pero pueden ser un plus para enriquecer vocabulario.

Aprender inglés como segundo idioma pasa por un proceso en el que la persona se enfrenta a nuevas estructuras y palabras, por lo que resulta bastante intimidante. No obstante, una vez que comiences a usar tus conocimientos a diario, será más fácil dominar el idioma.