(888) 263-7713

¡COMIENZA HOY!

¿Qué debes hacer para empezar un curso de inglés?

Curso de inglés - Qué debes hacer para empezar

¿Quieres hacer un curso de inglés? Eso es fabuloso, pero para empezar a estudiar, debes definir cuáles son tus objetivos. Eso te permitirá centrarte en las habilidades que realmente necesitas adquirir para tener un buen dominio del idioma.

Por ejemplo, preguntarte cuánto sabes y qué aspectos deseas mejorar. Si es únicamente la pronunciación, la escucha o la escritura. A lo mejor eres más hábil escribiendo que hablando y tienes que mejorar únicamente la parte oral.

O quizás, no entiendes absolutamente nada y requieres iniciar desde cero. Cuando no se analizan bien estas cosas, es posible tomar decisiones equivocadas. Imagina lo que pasaría si te inscribes en un nivel avanzado siendo principiante o viceversa.

Seguramente te costaría entender la clase o creerías que estás perdiendo tiempo por esperar  que tus compañeros avancen. Enfocándote en los puntos clave aprovecharás más los estudios. Pero hay otras cuestiones en las que debes pensar. Mira cuáles son:

El destino dónde harás el curso de inglés

El lugar escogido para hacer el curso de inglés es muy importante. Asegúrate que sea en una institución de comprobada calidad e investiga la ciudad que espera por ti. Eso, en caso de que optes por irte al extranjero, donde además de estudiante serás turista.

Averigua todo lo relativo a la escuela, el programa completo de estudio, cómo es la localidad y la gente que vive allí. En cualquier país al que vayas hallarás diferentes costumbres. Conocer un poco de su idiosincrasia con anterioridad, te ayudará a adaptarte más rápido.

De ese modo, sacarás provecho también de tu tiempo libre y podrás explorar las distintas culturas que hay a tu alrededor. Por ejemplo, qué lugares puedes visitar, dónde comer, qué tipo de comida, los servicios que te quedan cerca, entre otras cosas.

El alojamiento para hacer el curso de inglés

Una vez que hayas decidido a dónde vas a viajar, debes elegir el alojamiento. Fíjate si el colegio por el que optaste ofrece residencias para estudiantes. Hay muchas instituciones educativas que tienen ese servicio incluido en su paquete de estudio.

Si no lo posee, una buena alternativa es quedarte en la casa de una familia local anfitriona. Vivir con gente nativa te brinda la oportunidad de familiarizarte rápidamente con el idioma y las tradiciones locales. De esa forma, consigues una inmersión total.

Toma en cuenta las instalaciones y a cuales tendrás acceso. Por ejemplo, si es un anexo o una habitación. También si dispone de baño privado, cocina, lavadero y necesitas llevar tus propios muebles. Busca una ubicación céntrica y cercana al colegio para ahorrar en transporte.

Conceptos básicos antes de iniciar el curso de inglés

En caso de que se trate de tu primer contacto con la lengua inglesa, es conveniente ensayar con anticipación algunas frases simples. Por ejemplo, cómo presentarte, saludar, preguntar el nombre de alguien e identificarte en el aeropuerto.

Es posible que necesites acercarte a alguna persona para pedir una dirección o hablar con el encargado de una tienda. Prepara una lista de saludos comunes y cómo contestarlos. De esa manera, sentirás más confianza cuando te toque iniciar una conversación.

Ver programas de televisión no subtitulados, escuchar canciones o noticias en inglés, resulta igualmente útil. Asimismo, mirar lecciones en línea gratuitas antes de irte a otro país para comenzar con tu aprendizaje. Esto te ayudará a acostumbrarte a los sonidos.

No te pongas límites de tiempo

Algunas instituciones ofrecen enseñar en un período muy breve. Aunque se trata de  una oferta tentadora, no significa necesariamente que sea la mejor opción. En realidad, no existe un número mágico para aprender ningún idioma. 

Nadie te puede garantizar un tiempo exacto porque el proceso varía de persona a persona. A veces resulta largo, incluso estudiando con el mismo método. Lo que sí es cierto es que la práctica influye mucho. Si dedicas al menos media hora al día para ejercitar, avanzas rápido.

Entonces, no establezcas plazos sin tener la seguridad de poder cumplirlos. De lo contrario, podrías terminar perdiendo la motivación. Tampoco te apresures por pasar de nivel. Mientras estés avanzando, estás en el grado correcto.

Métodos que contribuyen con el aprendizaje

Hay numerosos métodos de enseñanza, pero los más convenientes son aquellos que ofrecen variedad. Es decir, los que te permiten utilizar distintos recursos y practicar lo que estudias de diferentes maneras.  Para empezar, te puedes ayudar de muchas formas:

  • Coloca notas adhesivas a todas las cosas en tu casa con su nombre en inglés, para acostumbrar al cerebro al nuevo lenguaje.
  • Cambia la configuración de tu celular y el televisor a ese idioma.
  • Cuando te reúnas con tus amigos salúdalos como te enseñaron en la escuela.
  • Anota cada palabra nueva que descubras e intenta usarlas luego en una conversación.
  • Busca artículos fáciles de leer y trata de entender el significado general. 

No importa si no lo entiendes todo, tu cerebro lo irá absorbiendo poco a poco. Otra cosa que debes hacer desde el comienzo es practicar la fonética y las palabras o frases comunes. Si estudias todo el tiempo, pero no lo ejercitas te costará mucho más aprender. 

 

Habla con nuestros agentes para obtener información: