(888) 263-7713

¡COMIENZA HOY!

Descubre lo que Ofrece una Escuela Para Aprender Inglés

Descubre lo que Ofrece una Escuela Para Aprender Inglés

Si bien es cierto que en Internet encuentras innumerables recursos que te ayudan a entender y hablar el idioma, hay aspectos relacionados con los estudios que solamente es posible ver en una escuela para aprender inglés.

Los sitios web, blogs y aplicaciones te proporcionan consejos y materiales diversos para el autoaprendizaje, pero presentan algunas desventajas en comparación con lo que enseñan en los institutos especializados.

Entre ellas, está la falta de contacto directo con otras personas, lo cual impide que compartas lo aprendido con los demás y obtengas un feedback. Además, tanta información junta tiende a confundir y desanimar a quienes estudian por cuenta propia.

Ventajas de ir a una escuela para aprender inglés

Si viajas al extranjero con esa intención, te conviene asistir a una escuela para aprender inglés. De lo contrario, te tomará más tiempo conocer el dialecto porque no tendrás con quien practicarlo ni un profesor que te corrija.

Uno de los beneficios de estar en un aula con compañeros de clase, es tener nuevos amigos y contactos de distintas nacionalidades. Eso te permite conocer más acerca de su cultura, la forma de expresarse y ganar confianza.

Las herramientas tecnológicas son buenas para complementar la formación académica, pero no debes depender exclusivamente de ellas, ya que no te brindan la misma oportunidad de socialización ni de aprendizaje.

En la escuela para aprender inglés te enseñan la entonación

Darle la resonancia correcta a las palabras es fundamental al conversar en este idioma. El ritmo hace la diferencia respecto al mensaje que deseas transmitir. Sin embargo, las plataformas tecnológicas le dan más importancia a la gramática y la pronunciación.

Escuchar a los demás estudiantes y al instructor académico te capacita en ese sentido. Es decir, a identificar los sonidos y saber cuándo debes subir o bajar el tono de la voz para que la modulación sea adecuada, entendible y adquiera significado.

Por ejemplo, al momento de expresar tus emociones, hacer preguntas o enfatizar una afirmación o negación. También lo necesitas para emplear el sarcasmo o la ironía, pues sin ese matiz parecerías un robot.

La confianza se adquiere en la escuela para aprender inglés

La seguridad es otro elemento importante para sostener una buena conversación. Se adquiere con la práctica y el diálogo constante con gente del entorno. En el salón consigues vencer la desconfianza.

Ciertamente los libros y las nuevas tecnologías alimentan el vocabulario y mejoran la pronunciación, pero la plática es lo que te da soltura y fluidez. Al pasar un rato todos los días con otros alumnos y el profesor, pones en práctica la comunicación oral.

Entre otras cosas, compartes opiniones, realizas o contestas preguntas y eso ayuda a asimilar y producir expresiones propias de la lengua inglesa. Además, sabes si lo estás haciendo bien o mal porque tienes quien te lo diga y ayude a corregir los errores.

El lenguaje corporal: otra forma de comunicarte

Los gestos también le añaden significado a la comunicación. Una sonrisa, un ceño fruncido, una mirada de reojo o los brazos cruzados muchas veces dicen más que una palabra. Es así como puedes darte cuenta de una actitud sarcástica, un desplante o enojo.

Conocer las normas comportamentales americanas es otra de las posibilidades que te brindan las instituciones educativas. Al tener contacto visual con los diferentes grupos logras identificar cuáles son esos rasgos intencionales e involuntarios que expresan ideas y posturas.

En el ambiente anglosajón, las personas suelen sacudir la cabeza mientras hablan para enfatizar lo que dicen, expresar su desacuerdo o negar algo. Por consiguiente, es importante prestar atención a sus movimientos y comprender esa otra forma de lenguaje.

Los modismos y jergas norteamericanas    

De igual manera, los planes de estudio incluyen la lengua coloquial por la relevancia que tiene el uso del estilo informal en la cultura inglesa. Por ejemplo, para referirse a los amigos, los  norteamericanos dicen “bro”, que es un diminutivo de “brother”.

Si buscas la traducción al español en el diccionario verás que significa hermano. Esta forma coloquial de relacionarse tiende a confundir cuando no se conoce el argot o manera específica de platicar de esa comunidad. 

Como estudiante tienes la posibilidad de interactuar con los residentes del lugar, descubrir modismos y usarlos para sonar más natural. Asimismo, entrenas el oído y mejoras la capacidad de comprensión.

Los amigos sirven de guía  

Contar con la amistad de hablantes nativos es una gran ventaja cuando se vive en un país ajeno sin conocer su lengua natal. Nadie mejor que ellos para enseñártela. En Internet encuentras amigos virtuales, pero no es lo mismo que tener uno real.

Considera quedarte con una familia anfitriona durante el tiempo que dure tu preparación o un período más corto. Los lugares de acogida hacen que te sientas en casa y si hay otros estudiantes que convivan contigo, serán mayores las oportunidades de socializar.

Las personas que prestan sus hogares para actividades de intercambio son generalmente muy abiertas y comunicativas. Con ellas podrás intercambiar ideas, opiniones y enriquecer el vocabulario. Además, tendrás quien te apoye a seguir esforzándote. 

Habla con nuestros agentes para obtener información: